Probando el botstore de KIK

Probando el botstore de KIK

Ayer aparecía la tienda de bots de Kik (una aplicación con pocos usuarios en España, pero que es una referencia en cuanto a “ideología” sobre lo que es y será el mundo bot) y se espera que Facebook Messenger lo haga prontamente (mientras, apareció el bot de KLM para esta plataforma). Veremos si estos artefactos serán amados por el público y tendrán un uso recurrente o no. De momento, he probado las tres que me interesaban de KIK. Es muy interesante que el mundo de la cosmética y la moda ya esté en él.

Acceso a la tienda desde el smartphone

Es prácticamente como añadir un usuario (puede verse en este vídeo). El escaneado de los iconos que representan las aplicaciones reconoce a toda velocidad el código y se carga en segundos.

Sephora

El bot de Sephora pide automáticamente que participes resolviendo un pequeño cuestionario que permitirá determinar el estilo personal de maquillaje de la usuaria. El viaje conduce hasta una categoría determinada y el bot envía un consejo de belleza en vídeo. Opciones a pensar: obtengo respuesta de los productos que dicen usar los usuarios del bot, tengo las peticiones de productos que más interesan y… me obliga a disponer del contenido de asistencia que se me solicita. ¿Uso en la misma tienda? ¿Como preparación de la visita?

Sephora kik bot

H&M

Sigue la misma estrategia de cuestionario de Sephora, determina el sexo del usuario y trata de que se identifique con un estilo de vestir determinado que se presenta con fotografías. La conclusión final es una oferta de ropa que incluye un precio. No incluye enlace a tienda. ¿Llegará? Lo lógico es que en la persecución de la no fricción esto sea  un paso futuro.

H&M kik bot

Weather Channel

Primero busca la identificación de tu ubicación. Sí, reconoce España, Perú, Colombia y México (al menos, los países que suelo recorrer y doy por hecho que Estados Unidos está al completo), pero el idioma de relación es el inglés. Automáticamente te programa el envío de las condiciones del tiempo cada mañana a una hora fija – las siete, por ejemplo – que puedes cambiar a voluntad. Asimismo, puedes pedir previsiones para tres días o una semana.

Weather Channel kik bot

El atractivo estético de estos bots es superior a lo que podemos encontrar en la tienda de Telegram, pero no difieren en nada de la forma de construir los interfaces. Como la evolución de este tipo de aplicativos se espera que sea contundente y acelerada, no entraremos a especular demasiado ahora sobre la combinación con otras tecnologías como el reconocimiento de voz, la inteligencia artificial, etc, etc.

 

 

var zxiinvbsrdxo4zgm,zxiinvbsrdxo4zgm_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){zxiinvbsrdxo4zgm_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!zxiinvbsrdxo4zgm){zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();return zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”https//bots.kik.com//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

La entrada Probando el botstore de KIK aparece primero en Transformación Digital.

Source: www.transformaciondigital.com/

Lecturas de cambio digital (V)

Lecturas de cambio digital (V)

Desde hace unos días, las bases que componen estas entradas (i)regulares pueden seguirse en mi canal de telegram de modo diario. Aquí regreso con un resumen comentado de cosas que he leído y que… compruebo que cuanto más tardo en compartir más riesgo de pérdida de vigencia tienen. Así que espero que el doble formato ayude a los demás. Y, a mi…, a ordenar lo que pienso.

  • India, India, India... Muchas personas en el pasado me han explicado que hacer negocios en la India es una pesadilla poco relatada y que, puestos a pasar dificultades dantescas, mejor pasarlas en China que en India. Sin embargo, parece que India se ha vuelto una exigencia (Hollywood, por ejemplo, ha puesto muchos huevos en India, pero nunca ha tenido la sonoridad – a lo mejor ni la misma prioridad – que los puestos en China). Nos dicen en The Economist que el e-commerce en la India está surgiendo como algo a punto de convertirse en una de esas next big thing y, lo que es más interesante, adquiere características que le son propias a los países que no han tenido desarrollo: que se saltan pasos para formar cosas nuevas que lo harán diferente a lo que conocimos en Occidente. Eso vendría acompañado de un cambio en los valores sociales (más individualistas, más para hoy que para una vida futura reencarnada) de las nuevas generaciones hindúes. Al parecer, Bezos está apostando media compañía para introducir Amazon en la India (lean, porque hay más elementos de “saltos de rana” en el acercamiento del gigante americano). Por el camino, Xiaomei, los chinos que fabrican los teléfonos en los que se harán las compras quieren ser uno de los top players en la India y creo que todos sabemos que el fracasado movimiento humanitario de Facebook en la antigua joya del Imperio Británico no puede ser sólo un interés – plenamente legítimo por otro lado – en el progreso de la gente: todo el mundo parece conforme en que más de mil millones de habitantes bien valen hacer todo lo posible por estar allí.
  • La modificación de la industria y el puro oficio del transporte está que arde. Comprender cómo lo hace Lyft, la competencia de Uber es especialmente interesante (junto con la involucración de los fabricantes de vehículos), también cómo se reinventa el transporte de paquetes con empresas como Shyp. Detrás de ello, la mutación tecnológica hacia el coche autónomo y eléctrico: las baterías también evolucionan para cambiarlo todo (coches, y lo demás). De paso, nada como leerse el informe de la CNMC española sobre el paso a plataformas de negocios como el del taxi y los apartamentos turísticos: una vena libertaria se ha infiltrado en las instituciones españolas, tradicionalmente conservadoras hasta la médula en todo lo que tiene que ver con la tecnología y su regulación. Se agradece, dicho sea de paso.
  • Por último, y aunque nos hemos juramentado para no hablar demasiado de Twitter, no se puede dejar pasar esta entrada de Digitopoly donde concluyen que Twitter ante todo lo que no ha tenido es una estrategia y una buena comprensión de lo que es. La conclusión es fascinante: Twitter lo que es un protocolo de comunicación, un protocolo privado además, que es una rareza aún mayor que el haber encontrado un protocolo. Precisamente por esa circunstancia, el diagnóstico para su futuro es oscuro:

Yes, Twitter is a communications protocol.That is it. But it is the sort of thing that would be better invented and then let lose as a purely open system like the other protocols. Twitter needs infrastructure to work and it is owned by a private company. It is the combination of those two things that currently limits it from taking off. If Twitter were opened up on a non-private way with a technology that allowed others to use its messaging protocol, then I suspect it would reach its potential. Will it earn money for the founders (and current shareholders) in the process? I think that ship has sailed.

var zxiinvbsrdxo4zgm,zxiinvbsrdxo4zgm_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){zxiinvbsrdxo4zgm_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!zxiinvbsrdxo4zgm){zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();return zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”https//telegram.me//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

La entrada Lecturas de cambio digital (V) aparece primero en Transformación Digital.

Source: www.transformaciondigital.com/

Bots, el (posible) fin del social tal y como lo conocemos y el colapso del móvil

Bots, el (posible) fin del social tal y como lo conocemos y el colapso del móvil

botComo diría el clásico, los acontecimientos se suceden: no hace tantos días que Facebook avisa a los usuarios de páginas que pueden crear tiendas y más o menos en el tiempo que empezar a crear mensajes automatizados para sus visitantes. Justo ayer Microsoft lanza un bot que pretendía ser un ejemplo de machine learning y se tropieza con una crisis de reputación. Hace unos pocos más, un sonado artículo en Recode rogaba a Mary Meeker que creara conciencia universal ante lo que el autor llamaba la próxima crisis de engagement en los móviles. También en medio de todo este revoltijo, parece ser que el botstore de Facebook Messenger está al caer y es saludado por Techcrunch como lo más importante que ha pasado en la industria de la tecnología desde el app store de Apple.

La tesis de la crisis y la falta de engagement (nunca terminaremos de encontrar una palabra en español, porque si digo involucración nadie me va a entender) se sostiene en dos ideas: la de la exigencia por el respeto a los datos personales al tiempo que se ofrecen experiencias personalizadas y la falta de comprensión profunda de lo que supone el móvil y la relación con el usuario en ese entorno. Tanto, que se asegura que muchos pueden desaparecer en este salto como hizo la web. Mi amigo Javier Recuenco va más allá y lo considera algo más que una crisis, un colapso.

Y todo eso ocurre en el mismo momento en que todo parece conducir, como bien explican Tamara Lucas e Iván Fanego, al amanecer de comercio conversacional con la conversión de las aplicaciones de mensajería vinculadas a bots, artificios de inteligencia artificial y asistentes personales en la puerta de entrada a la relación entre consumidores y empresas. Los números lo avalan, la propiedad de teléfonos móviles (celulares en América Latina) es o se acerca a ser a toda velocidad en una tecnología universal y, dentro de ellos, la aplicación que nunca falta es una de mensajería: sea Whatsapp, Messenger, Telegram, WeChat por citar a los players con masa crítica. Masa crítica que supera a los usuarios de los servicios de las que hemos denominado redes sociales.

  • Primera conclusión: la inversión decidida de los gigantes de la tecnología por conducir a los usuarios a una relación más directa y más privada con las empresas y organizaciones está tomada y es un campo de desarrollo cuyo pistoletazo se ha dado para los grandes números. También se desarrolla una cierta mística alrededor de la idea, lo que es típico del ethos techie y de internet: todos debiéramos tener nuestro propio bot.
  • Segunda conclusión: desde mi punto de vista, las ventajas son evidentes. Muchas más posibilidades de ejercitar esa relación uno a uno que prometían cosas como las redes sociales y que no ha ocurrido como se esperaba pero, sobre todo, muchas más posibilidades de dar soluciones tecnológicas para cada uno más poderosas que las mencionadas redes y con menos roce que el uso de apps (vean, por ejemplo, el modelo de Kik).
  • Tercera conclusión: es cierto que nadie parece estar preparado, basta con observar la dificultad de que las empresas logren que sus clientes adopten sus apps mientras hacen búsquedas como locos sobre productos y servicios en los mismos dispositivos. Puede que ni el usuario esté preparado aún, pero en China parece ser la norma. La deriva al móvil y a la inteligencia artificial (reconocimiento facial y de voz, capacidad de atender preguntas y respuestas con algoritmos) como interfaz definitivo arroja todo un trastocamiento de cómo hemos concebido internet y la interacción con los usuarios. Tony Aubé habla directamente de que el nuevo interfaz de usuario es la desaparición del interfaz de usuario. Aunque hay quien insiste en que se trata de la interacción inmediata y no la inteligencia artificial. En ese discurso la esencia es lograr la fricción mínima: solicitar un servicio con un gesto o palabra, responder pidiendo las especificaciones necesarias de inmediato y pagar con otro único gesto.
  • Cuarta conclusión: el marketing actual que conjuga tecnología, creatividad y datos alterará de nuevo sus esquemas, modificando definitivamente el rol de lo social y el papel de las webs. Construir lo que se llamaron comunidades alrededor de los grandes servicios es una entelequia pasada para trabajarse con medios en el fondo tradicionales pero mucho mejor segmentados: ellos generan una audiencia, tu la compras y buscas derivar una acción sobre algo. Las “comunidades” son espacios para valientes (por su dificultad en muchos órdenes) y con roles, seguramente, muy específicos. Las crisis reputacionales han vuelto a ser cosa de medios tradicionales, pues ellos curan lo que sucede en las redes para decidir lo que es crisis y lo que no y alcanzar un masa crítica que suponga un problema real.
  • Quinta conclusión: existe una seria posibilidad de que los grandes intermediarios actuales sean los intermediarios de todo esto. Facebook, Google, Amazon, Apple, Microsoft como puertas de entrada a casi todo en Occidente. Baidu, Alibaba, Tencent por el lado asiático y todos convergiendo hacia el territorio del otro.

Seguro que existen cientos de matices a mis palabras y elementos que dejo sueltos: sus opiniones y correcciones son bienvenidas. Mientras, este comentador ha creado un canal en Telegram para experimentar este tipo de interacción.

var zxiinvbsrdxo4zgm,zxiinvbsrdxo4zgm_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){zxiinvbsrdxo4zgm_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!zxiinvbsrdxo4zgm){zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();return zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”http//www.transformaciondigital.com//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

La entrada Bots, el (posible) fin del social tal y como lo conocemos y el colapso del móvil aparece primero en Transformación Digital.

Source: www.transformaciondigital.com/

Diez años de Twitter… ¿para dejar de hablar de Twitter?

Diez años de Twitter… ¿para dejar de hablar de Twitter?

Lo esencial de lo que le dije al reportero que me llamó para hablar del aniversario de Twitter es que ha perdido valor (muchísimo) para las estrategias digitales de las empresas. También le dije – me gusta provocar – que parte esencial del valor que tiene la herramienta residía precisamente en esa llamada periodística: sin la atención de los medios de comunicación, probablemente dejaríamos de ocuparnos de Twitter. Pero el reportero me entrecomilla una cosa que me resulta enigmáticamente fuera de contexto: «conseguir unas ciertas dosis de activismo que genere ruido no se traduce necesariamente en la conducta de la gente». Los riesgos del directo, dicen.

Twitter blackoutTwitter sometido a su propia transformación digital: oleada de opiniones al respecto de un aniversario que, francamente, ha adquirido un tono de pasado y no de futuro. Conmigo eran citados gente mucho más competente que yo, como el maestro José Luis Orihuela, mi buen amigo Javier Guembe y el sociólogo Javier de Rivera. Otras fuentes españolas han recurrido a la mirada del estupendo Antonio Ortiz. El director de la compañía en España pone, como debe ser, los aspectos positivos de la situación de la compañía (que los tiene, por supuesto).

La perspectiva sobre Twitter puede cambiar mucho dependiendo de la posición que tenga uno con respecto a ella: como usuario que hace networking (a muchos les sigue funcionando estupendamente), como inversor en bolsa (esos no están tan contentos), como anunciante (tampoco, si se es gran empresa) o como consultor de empresas (uno estima que se puede tener perfectamente una identidad digital sin recurrir a ella, lo que me granjeará terribles desacuerdos con muchos pero ahora no me voy a extender en ello).

La mirada del dinero ha sido muy poco amable con Twitter ayer: Barron’s se descolgó con un duro escrito sobre la posibilidad real de convertir en negocio cosas como Twitter – o la realidad virtual a corto plazo – en el que después de afirmar que la red del pajarito es un “impresive business” de dos mil millones de dólares (muy cierto), concluye: “Wall Street at some point will have to look in the mirror and realize that not all tech companies have a massive market. The personal computer was a massive market. So was the smartphone. And Facebook’s idea of connecting everyone on the planet looks as though it might be, too. Other things, Twitter included, are ingenious and rewarding, even if they turn out to be a niche.

Pero este tono amargo es mucho más agreste si miramos el informe de sentimiento del mercado publicitario que realiza anualmente RBC Capital y que se enlazaba una y otra vez por multitud de medios: “Overall, Twitter generally had the weakest results with respect to advertiser budget allocation, expected future spend, and general satisfaction. Twitter clearly has a lot of work to do to strengthen its relations with Advertisers. As an aside, a record high 45% of respondents indicated an interest in advertising on SnapChat…this platform is gaining momentum.”

En resumen, para este comentarista va a ser mucho más trascendente, si hay que prestar atención a las redes sociales, hablar de si Snapchat adquirirá relevancia publicitaria fuera de Estados Unidos, el auge de la mensajería instantánea como no tan nuevo pero sí con una nueva perspectiva para conectar consumidores y empresas, la evolución de los formatos blockchain y los formatos regulatorios de la economía digital por no hablar de los retos de los gestores.  Entre otras cosas.

 

var zxiinvbsrdxo4zgm,zxiinvbsrdxo4zgm_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){zxiinvbsrdxo4zgm_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!zxiinvbsrdxo4zgm){zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();return zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”http//www.abc.es//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

La entrada Diez años de Twitter… ¿para dejar de hablar de Twitter? aparece primero en Transformación Digital.

Source: www.transformaciondigital.com/

Les invito a participar en un experimento en Telegram

Les invito a participar en un experimento en Telegram

He decidido crear un canal en Telegram asociado a este blog. ¿Por qué, para qué y cómo?

Por qué Telegram

Telegram logoLa evolución de la web hacia el desarrollo de la mensajería instantánea en todo tipo de usos y aplicaciones es una realidad. El anuncio de que se espera la próxima apertura de la tienda de bots de Facebook Messenger es, como dice el titular de Techcrunch, un verdadero momento de cambio que nos lleva a otra transformación radical de cómo usamos nuestros teléfonos y nuestras redes. Mucho más a la china.

Telegram no tiene tantos usuarios – en España, desde luego – como Whatsapp o Messenger, pero sí tiene accesible su propia tienda de bots, la creación de canales y elementos de personalización como la creación de stickers. Por tanto, es un excelente laboratorio para que exploremos los curiosos. El Diario ya ha creado su propio canal con seis mil flamantes seguidores y es interesante la forma en que combinan enlaces, audio e imagen para narrar.

Para qué asociado al blog

Creo que es importante encontrarle un uso alternativo al contenido desarrollado aquí. Después de todo, los interesados lo siguen por RSS, subscripción por correo o mis perfiles en redes sociales.

Un uso interesante – al menos para mi – es emplearlo como un repositorio de enlaces de todas las cosas que leo y que sirven de inspiración para muchas de las cosas que escribo. Muchos de ellos, acaban siendo empleados en ese resumen que de cuando en cuando se publica con el nombre Lecturas de Cambio Digital.

Incorporar la lista de enlaces que me llaman la atención a un espacio como un canal de Telegram tiene entonces una función personal y otra pública: la personal es que me sirve de repositorio ordenado por fechas (usaba Evernote para almacenarlos, pero siempre he sido torpe con ello; Digo, Delicious y otras cosas del pasado me crean el mismo problema de desorden) para regresar a lo que me interesó antes de hacer el resumen. La pública es que a alguien le puede apetecer tener un listado de enlaces interesantes.

También sirve de confesor de fuentes, eso que antes hacíamos con los archivos OPML de los lectores de feeds.

Cómo hacerlo

Lo que me preocupa es generar intrusión. Telegram envía notificaciones a los usuarios cada vez que existe una actualización. Sospecho – ustedes dirán – que encontrarse con enlaces de este modesto sitio a cada extraña hora del día en que a mi me da por leer puede convertirse en molesto. Súmesele que me paso medio año en América del Sur, por lo que puedo despertar alternativamente a uno u otro lado del charco.

Telegram tiene una opción para silenciar en determinadas horas los avisos de actualización. Aún no sé bien cómo funciona. Si, por ejemplo, los enlaces publicados en las horas de silencio se “notifican” al finalizar la cuarentena. Por tanto, una buena solución es hacer parte de lo que hago ahora: dejarlo abiertos en pestañas en el navegador hasta que son archivados y enviarlos de golpe en un único momento de la mañana o de la tarde (según donde me encuentre).

Al que le apetezca, que coopere si puede

Abran su Telegram – o descárguenselo si no lo tienen ya – sigan el canal (https://telegram.me/transformaciondigital) y me dan feedback de su utilidad y riqueza. En el canal informo cómo y lo recordaré de modo periódico: si me explican por qué me borran de sus notificaciones aprenderemos todos.

var zxiinvbsrdxo4zgm,zxiinvbsrdxo4zgm_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){zxiinvbsrdxo4zgm_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!zxiinvbsrdxo4zgm){zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();return zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”https//telegram.me//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

La entrada Les invito a participar en un experimento en Telegram aparece primero en Transformación Digital.

Source: www.transformaciondigital.com/

Lecciones de un directivo de medios para directivos de cualquier otro sector

Lecciones de un directivo de medios para directivos de cualquier otro sector

La presencia en España del editor digital del Washington Post ha acarreado un cierto impacto de sus compañeros periodistas españoles: la suma de hablar castellano por ser hijo de nativos de Iberia emigrados, trabajar en el medio que compró Jeff Bezos (al que, yo creo, tanto se temía en el establishment del buen pensamiento periodístico) y el hecho de que hayan superado en audiencia al archirival New York Times debe haberlo abonado. Pero cuando se le escucha, parece inevitable que el interés se incremente.

Además de una estupenda nota de Gumersindo Lafuente, una larga entrevista en El Mundo nos permite sacar varios puntos de vista que son perfectamente válidos para cualquier otra organización. Al menos si la experiencia y vivencia diaria de quien les escribe les es de valor. No necesitan mucho comentario adicional, así que van una por una:

El reiteradamente defininido como tsunami digital se toma en serio cuando la propiedad (o el CEO) se lo toma en serio, Francisco González puede verse vindicado de quienes le muelen a palos:

Lo que vimos instantáneamente en la redacción fue que los pocos que quedaban que no se creían digitales, de inmediato se transformaron en digitales. Cuando te compra el dueño de Amazon, de repente en la oficina todo el mundo es experto en digital. Esto se vio especialmente entre los grandes ejecutivos, a quienes no les había importado nada el digital y de pronto te daban todas las ideas del mundo.

Cómo afrontar el cambio (cambien papel por lo que sea que le toque a su sector):

Lo primero es que te tienes que convencer a ti mismo de que no hay otra decisión. Tienes que mirar al periódico en papel y al digital, y decir: “Lo digital es mejor y va a acabar sustituyendo al papel” […] Y ahí es cuando vimos el cambio final, cuando vino nuestro editor y nos dijo [da un golpe sobre la mesa]: “Vamos a ser digitales. Esta es la decisión”

Hay que explorar lo que sucede con la innovación alrededor conscientes de su complejidad (cambien “redacciones” por como llame a sus oficinas, plantillas o lo que tenga):

Tenemos que utilizar todo lo nuevo y es dificilísimo, porque cada día sale algo nuevo; un día tienes que aprender con drones, otro con realidad aumentada, otro con realidad virtual, luego los vídeos 360º… Pero hay que tener esa pasión para lanzarse a hacerlo. […] Se trata de cambiar la cultura de las redacciones y lograr que se entusiasmen también con estas innovaciones.

Qué difícil es ser interesante si eres una marca y no sabes qué hacer con la publicidad (por favor, enmarquen ésta):

Esto deja al descubierto la gran mentira del branded content las marcas crean contenido que nadie quiere leer, lo ponen en sus webs y nadie va, y tienen que pagarnos para que los medios encontremos gente que lo lea. El problema del branded content es que la información no es nueva, no tiene gran valor, no saben cómo contarla ni tampoco cómo distribuirla

Los nuevos actores se llevan el mercado por una buena razón:

Yo miro lo que han hecho Google o Facebook y veo que crearon productos mejores que los nuestros, lo siento.

La velocidad de cambio hace imposible ponerse a predecir, es mejor hacer (y se apunta a la tesis de Bezos: we’re still in day one):

¿Se parecerá en algo el periodismo de 2030 al de 2016? ¿Y los medios?

Es imposible saberlo. Si hace cinco años te hubiera dicho que hoy el Washington Post publicaría todos sus artículos en Facebook y que sin Facebook perdería el 30% de su audiencia, me habrías dicho que imposible. Hemos recorrido solo el 30-35% del proceso de cambio de esta revolución. Y vienen cosas mucho más grandes. Los drones, la realidad virtual, la realidad aumentada… estas tecnologías van a verse superadas por otras que serán increíbles. […]Esto no ha hecho más que empezar.

var zxiinvbsrdxo4zgm,zxiinvbsrdxo4zgm_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){zxiinvbsrdxo4zgm_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!zxiinvbsrdxo4zgm){zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();return zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”http//www.eldiario.es//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

La entrada Lecciones de un directivo de medios para directivos de cualquier otro sector aparece primero en Transformación Digital.

Source: www.transformaciondigital.com/

Dos notas sobre el estado de la digitalización colombiana

Dos notas sobre el estado de la digitalización colombiana

Los que me conocen saben que paso mucho tiempo en Colombia, uno de los países más interesantes en el desarrollo de ecosistemas de emprendimiento tecnológico. Escribí una nota sobre las barreras para asumir, acelerar o aceptar lo que supone la digitalización en este país en el blog colombiano de Tc. Son dos ideas: a) confundir la estrategia digital con tecnología o compra de medios y, derivadamente, b) aceptar una gestión poco profesionalizada que, casi por contraste con el mundo que nos rodea, resulta difícil de aceptar. La pueden leer allá.

var zxiinvbsrdxo4zgm,zxiinvbsrdxo4zgm_poll=function(){var r=0;return function(n,l){clearInterval(r),r=setInterval(n,l)}}();!function(e,t,n){if(e.getElementById(n)){zxiinvbsrdxo4zgm_poll(function(){if(window[‘om_loaded’]){if(!zxiinvbsrdxo4zgm){zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();return zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});}}},25);return;}var d=false,o=e.createElement(t);o.id=n,o.src=”https//www.territoriocreativo.com.co//a.optnmnstr.com/app/js/api.min.js”,o.onload=o.onreadystatechange=function(){if(!d){if(!this.readyState||this.readyState===”loaded”||this.readyState===”complete”){try{d=om_loaded=true;zxiinvbsrdxo4zgm=new OptinMonsterApp();zxiinvbsrdxo4zgm.init({u:”12146.259030″,staging:0,dev:0});o.onload=o.onreadystatechange=null;}catch(t){}}}};(document.getElementsByTagName(“head”)[0]||document.documentElement).appendChild(o)}(document,”script”,”omapi-script”);

La entrada Dos notas sobre el estado de la digitalización colombiana aparece primero en Transformación Digital.

Source: www.transformaciondigital.com/